La CND creará pequeñas galas en línea para cuidar la salud de los bailarines

Con la pandemia de Covid-19 las prácticas de convivencia han cambiado y los grupos artísticos han modificado su manera de trabajar; es el caso de la Compañía Nacional de Danza (CND), que, para evitar contagios entre sus integrantes, planea galas de obras en pequeño formato, las cuales podrían ser sin público y se transmitirían en vivo en tiempo real.

En entrevista con La Jornada, Cuauhtémoc Nájera, codirector de la CND junto con Elisa Carrillo, explicó que los bailarines han estado ejercitándose en casa y regresarán al salón de ensayos cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en verde.

Seguiremos haciendo cosas en video y a la distancia, pero usar el salón en estos momentos es peligroso; hay que privilegiar la salud, añadió.

Comentó que a partir de la experiencia de otras compañías en Europa, están diseñando algunos protocolos para cuando llegue el momento de reanudar las actividades en el país.

“Planeamos los primeros pasos para cuando se pueda regresar a los salones; por ejemplo, tendrán que ser grupos reducidos y en horarios escalonados. La compañía está integrada por 70 bailarines, cinco maestros y dos pianistas, así que tenemos que dividirnos para mantener los protocolos de distancia y mantener nuestra salud como privilegio.

El salón más grande mide 25 metros por 11; estaríamos reduciendo su capacidad de 60 a más o menos 14 personas, que podrían trabajar al mismo tiempo. En las primeras dos semanas, cuando se autorice reanudar las actividades, haríamos ensayos con lo básico, nada que implique contacto con otras personas, sólo entrenamiento, indicó el codirector de la agrupación.

Cuauhtémoc Nájera expresó que debe pasar un tiempo para que el cuerpo de alto rendimiento de los bailarines se adecue, ya que deben evitar lesiones.

Tenemos que empezar con un entrenamiento muy medido, tranquilo y con mucha inteligencia para que no nos contagiemos ni nos lesionemos en la compañía; después de que pase un tiempo razonable, dos semanas tal vez, podríamos empezar los ensayos con grupos pequeños para mantener la distancia.

De acuerdo con el codirector de la agrupación, cuando se reanuden las actividades se iniciarían con ensayos de duetos o tríos para evitar los contagios, y en el trabajo escénico “comenzarían con galas de obras de pequeño formato; incluso, podría ser sin público, y se transmitirían en vivo por streaming.

“Más adelante, cuando las autoridades de salud lo consideren conveniente, podríamos regresar al escenario, pero, de aquí a diciembre no haremos ninguna obra de gran formato, ninguna que incluya 30 bailarines; no es recomendable en ningún sentido.

Vamos usar nuestro repertorio de formato pequeño o crearemos obras, y para el próximo año, si no hay resurgimiento de contagios y si las cosas avanzan bien, entonces pensaremos en hacer montajes de gran formato, expresó Nájera.

La CND planea el estreno virtual de una gala con la participación de los nuevos bailarines. El material que ya se grabó se encuentra en proceso de producción y tal vez se presente en dos o tres semanas.

Nájera adelantó que acaban de terminar de montar una obra de la coreógrafa regiomontana Rosario Murillo, la cual planean presentar cuando se reabran los teatros.

Para Nájera, ha sido importante trabajar en el terreno digital y a la distancia, pero asegura que ningún like se puede comparar con escuchar en vivo al público en un teatro. Una de las maravillas de la danza, y de todas las artes escénicas, es el contacto en vivo, la posibilidad de sentir la respiración del público; para eso no hay ningún sistema digital.

 

 

También podría gustarte