Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter

Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la Tierra.

Un nuevo estudio desarrollado por un grupo de investigadores estadounidenses y liderado por la Universidad de Columbia ha detectado poderosas emisiones generadas a partir de las auroras de Júpiter: el gigante gaseoso emite rayos X de alta energía, que constituyen la luz más energética producida por un planeta del Sistema Solar que no sea la Tierra.

Los científicos aún desconocen las causas reales del fenómeno, aunque saben que los campos magnéticos giratorios de Júpiter pueden acelerar las partículas. Sin embargo, no entienden completamente cómo alcanzan velocidades tan altas. Según la nueva investigación, dirigida por la especialista Kaya Mori y recientemente publicada en la revista Nature Astronomy, ahora intentarán determinar qué procesos fundamentales producen naturalmente partículas tan energéticas.

 

Auroras cargadas de energía

Se sabe que tanto la Tierra como Júpiter emiten luz cuando sus magnetosferas (los “escudos” magnéticos que los protegen) canalizan partículas cargadas desde el espacio hacia ambos polos de los planetas, y esas partículas impactan con la atmósfera. Así se producen las auroras, que en nuestro planeta embellecen el cielo nocturno con colores fluorescentes. Sin embargo, en Júpiter este fenómeno es más dramático: a diferencia de la Tierra, en donde las auroras son intermitentes, en el planeta gaseoso son constantes y más poderosas.

 

Según una nota de prensa, los datos obtenidos durante un período de tres años por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA han permitido capturar la radiación de mayor energía jamás registrada en Júpiter, precisamente producida por sus auroras. Pero los rayos X de alta energía identificados a partir de las auroras de Júpiter parecían contradecir lo registrado en su momento por la misión Ulysses, un proyecto conjunto entre la ESA y la NASA que no detectó ningún rayo X joviano en sus casi tres décadas de operación, entre 1990 y 2009.

 

También podría gustarte