Activistas advierten que plan global de vacunas contra Covid favorece a países ricos

Políticos y funcionarios de sanidad se han comprometido públicamente a compartir de manera equitativa cualquiervacuna contra el coronavirusque resulte eficaz, pero la principal iniciativa global para ello podría permitir a los países ricos ampliar sus inventarios y dejar menos dosis disponibles para las naciones pobres.

Los activistas advierten que sin intentos más enérgicos para obligar a las dirigentes políticos, farmacéuticos y de sanidad a rendir cuentas, los países ricosacopiarán las vacunas en una competencia impropia para inocular en primer término a sus poblaciones.

Después del escándalo reciente cuando Estados Unidos adquirió una gran cantidad de un medicamento nuevo contra elCovid-19, algunos pronostican una situación aún más perturbadora si se crea una vacuna eficaz.

Decenas de vacunas están en desarrollo, y algunos países, como Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos, ya han encargado cientos de millones de dosis antes de que siquiera demuestren que funcionan.

Si bien ninguna nación puede comprar dosis de todas las posibles vacunas, muchos países pobres no pueden hacer ese gasto especulativo.

La iniciativa clave para ayudarlos es encabezada por Gavi, una sociedad entre el sector público y privado establecida por la Fundación Bill & Melinda Gates que compra vacunas para el 60% de los niños del mundo.

En un documento enviado a posibles donantes el mes pasado, Gavi dijo que quienes aporten a su “Instalación Covax” tendrán “la oportunidad de beneficiarse de una cartera más amplia de vacunas contra el Covid-19”. Gavi dijo a los gobiernos donantes que cuando se encuentre una vacuna eficaz entre las que tiene en experimentación, esos países recibirán dosis para el 20% de su población, que pueden usar como deseen.

Eso significa que los países ricospueden firmar contratos por su cuenta con las farmacéuticas y también obtener asignaciones incondicionales de Gavi. Los países pobres que suscriban la iniciativa en teoría recibirán al mismo tiempo vacunas suficientes para el 20% de sus poblaciones, pero se les obligará a inmunizar a las personas de acuerdo con un marco ético de distribución establecido por Naciones Unidas.

A los países donantes “se les alienta (pero no obliga) a donar vacunas si tienen más de las que necesitan”, dice el documento.

También podría gustarte